Archivo de la etiqueta: perro

El Origen

Estándar

¡Ya he vuelto! Poco a poco me voy poniendo al día con todo lo que tengo/quiero hacer y hoy me he puesto a escribir (a mano) en una libretita muy mona que me regalaron en mi pasado cumpleaños (el 26 de abril ¡que está cerca!) todos mis cuentos, en orden de “creación” porque no quiero que se pierdan en el olvido, será la única herencia que le podré dar a mis hijos, sobrinos, perros o gatos ¿quién sabe? pero tal como está la cosa… Mi mayor posesión es una línea de teléfono y una cuenta en facebook, dos blogs… alucinante ¿verdad?

En fin, que me voy por las ramas, que uno de esos cuentos lo escribí cuando estaba haciendo prácticas en el colegio, y tenía que enseñarle a los niños la diferencia entre animales salvajes y domésticos, y además tenía que dar algo de religión, porque era un colegio religioso. Pues yo de religión, tampoco entiendo mucho, porque como estudié en un colegio público (laico por tanto) y al no ser creyente, la biblia no me llama la atención nada, pues que no sabía que hacer. Y a esto se juntó que como el año anterior la clase había ido de excursión a una granja donde tenían un avestruz pues, el criterio “los animales domésticos son los que viven con el hombre” ya me lo echaban por tierra. Así fue, que uní la religión con la explicación de los animales salvajes y domésticos e hice este cuento.

A quien le sirva ¡estupendo! a quien no ¡a darle al coco!

El origen de los animales domésticos

Hace mucho tiempo, cuando Dios estaba creando las especies, es decir, a todos los animales que viven en la tierra, Adán, el primer hombre, le dijo a Dios:

– Señor, me encuentro solo, dame un amigo que me haga compañía.

Y Dios llamó al lobo salvaje que corría por el bosque y le dijo que hiciera llamar a su hermano manso, el perro, y lo domesticó para que viviera con el hombre.

Adán estuvo viviendo un tiempo con el perro, pero al cabo de unos días llamó otra vez a Dios:

         – Señor, mi perro siente hambre y yo también, dame por favor, un animal que nos dé carne.

         Y Dios, bondadoso, acudió al ciervo, el alimento del lobo en el bosque, y el ciervo le envió a su hermana mansa, la cabra, y la domesticó para que viviera con el hombre y darle su carne.

       Adán pudo vivir un tiempo con su perro manteniéndose con la carne y la leche de la cabra, pero al cabo de unos días llamó otra vez a Dios:

         – Señor, la carne de la cabra estaba sabrosa, pero necesito un animal más grande, mi perro y yo tenemos el hambre de un león.

         Dios, una vez más, acudió al león y le pidió un búfalo, la carne de la que él se alimentaba, viviendo salvaje en la sabana. En cambio, el león le ofreció a la vaca, que era mansa. Y Dios la domesticó para dársela a Adán.

         Adán y el perro vivieron juntos un tiempo, alimentándose de la carne y la leche que la cabra y la vaca le proporcionaban. Pero al cabo de unos días llamó otra vez a Dios:

         – Señor, he cogido estos huevos de codorniz para alimentarme pero son muy pequeños y esta ave muy salvaje, por lo que rara vez me la encuentro.

         Y Dios hizo llamar a la gallina, que era un ave mayor que la codorniz, y la domesticó para que viviera con el hombre.

Adán pudo vivir mucho tiempo manteniéndose con la carne, la leche y los huevos de los animales que Dios había domesticado para él, pero un día llamó a Dios otra vez:

– Señor, he intentado domesticar al avestruz para que me dé huevos mayores que los de la gallina, pero si lo dejo libre desea escapar y no quedarse conmigo como la gallina.

Y Dios respondió:

– Claro Adán, he creado salvaje al avestruz y aunque tú lo domestiques para que viva contigo, siempre será salvaje en su interior.

– Pero Señor, -dijo Adán- he intentado domesticar a la serpiente para que viva conmigo pero si la dejo libre me intenta atacar.

Y Dios respondió:

– Claro Adán, he creado salvaje a la serpiente y aunque tú la domestiques para que viva contigo, siempre será salvaje en su interior.

– Pero Señor, -replicó Adán- he intentado domesticar al ave para que cante para mi pero si lo dejo libre, desea escapar.

Y Dios respondió:

-Claro Adán, he creado a las aves salvajes y aunque tú las encierres en jaulas, siempre serán salvajes en su interior.

Y Adán comprendió que Dios había domesticado muchos animales para él para que le hicieran la vida más fácil, como: el perro, la cabra, la vaca, la gallina… que necesitaban al hombre para que les diera cobijo y alimento.

         Pero también comprendió que había otros muchos animales que vivían felices siendo salvajes, sin el hombre, en los bosques, selvas, desiertos… y que aunque el hombre los atrapara y domesticase, seguirían siendo salvajes en su interior, como lo eran: el lobo, el león, el ciervo y todas las aves y los animales del mar.

FIN

1-Adan-y-Eva-el-Paraiso600

Ya después, como Adán estaba muy pesado, Dios creó a Eva y entonces lo dejó tranquilo jajaja ¿Terminamos con una canción? ¡Venga, alegría pa’l cuerpo!

 

Animal Love

Estándar

No entiendo como la gente puede llegar a ser tan frívola y egoísta, y tan cruel. Hoy día tengo a mi cuidado dos perras, cinco tortugas, un acuario con peces y un gato, todos a excepción de los peces (que son generaciones y generaciones de los primeros que compré hace años) son rescatados de la calle o de otros dueños que no han querido o no han podido hacerse cargo de ellos.

Bien, eso no está bien, los quiero mucho porque ahora son míos y cuido de ellos porque me están agradecidos, y me lo demuestran con su cariño, sus búsquedas de mimo, cuando salen de sus escondites para buscar mi mano con comida, con sus llantos cuando me voy… por todo eso yo les quiero, pero no es justo que hayan llegado así a mi. No es justo que para llegar a mi hayan sido despreciados primero, porque eso no es bueno para nada ni nadie.

Ellos que ya lo vivieron, sienten terror cuando se quedan solos porque se sienten de nuevo abandonados. No sé qué les pasará por la cabeza en esos momentos, pero creo que recordarán el momento en que se vieron solos en la calle pasando frío y sin nada que comer, o el momento en que se vieron en una nueva casa, sin encontrar a sus dueños porque éstos lo habían abandonado y ya no querían saber de él. Esto es muy cruel.

Qué clase de sensibilidad muestran las personas con estos actos, que tipo de corazón tienen, quién les enseñó que los animales no sienten ni padecen. No son seres inertes, tienen vida y recuerdan y quieren.

Por las personas que no pueden, lo siento por ustedes, pero deberían haberlo pensado antes. Y las personas que ya no quieren que me expliquen el porqué, porque yo no lo entiendo.

Dicho esto: quiero a mis animales, a todos y cuidaré de ellos hasta que no les quede más vida dentro.

Mi gatito Marrama Miau :)

Mi gatito Marrama Miau 🙂

Mi perita Chiqui (L)

Prolifera

Estándar

Los primeros en llegar al mundo fueron los animales. Uno de esos animales evolucionó y se cargó de razón, y se convirtió en una especie nueva: el ser humano.
Los animales respetaron su evolución pero al ser humano se le olvidó que los animales habitaban el mundo antes que él, y dejaron de respetar la vida de los demás seres vivos.
Si los animales no hubieran respetado la evolución del ser humano, hoy no estaríamos aquí y prosperaría la vida de todos los demás.
No les pierdas el respeto, porque ellos nunca dejarán de respetarte.