Archivo de la categoría: La Reina del Drama

Mad World

Estándar

El mundo está enfermo, sí, muy enfermo. Y las personas también enfermamos, la gente enferma, de diferentes formas pero enferma. Hay personas que enferman de salud y pueden sanar, otros enferman para toda la vida y otros que enferman y no lo saben, esos que decimos “¡qué persona tan enferma!”.

Pero hay personas que enferman de corazón, que sufren cicatrices en el alma, esas, que son todos porque todos sufren, en mayor o menor medida, esas personas tienen la mente sana porque aprenden y cuando curan ven todo más hermoso.

La enfermedad nos enseña, nos obliga a ser más fuertes, a aguantar más, todo lo que venga, y eso, nos hace las personas menos enfermas del mundo.

Quizá el mundo aún está curando y aprendiendo, siempre hay esperanza de aprender. Con un poquito de ayuda es más fácil.

Anuncios

La calidad de las alas

Estándar

Soy sincera al admitir que la calidad de mis cuentos (así como la cantidad) ha disminuido y lo admito. Lo admitiré cuantas veces hagan falta. Pero entre estudio, trabajo y scouts estoy a little bit agobiada + típicas preocupaciones de la vida: economía, desmotivación, problemas de salud, falta de tiempo, la lucha por la perfección…

Todos sentimos alguna vez cómo el cisne negro nos abraza desde dentro. Nos comprime  las entrañas y desea salir. Y aprieta cada músculo y la carne evita su salida: socialmente indebido.

Hasta que sale y vuelas. Libre.

image

Paz, amor y tallas

Estándar

En este momento estoy indignada, indignadísima. Todo empezó hace un momentito (largo, para qué les voy a engañar) cuando miraba mi facebook, que de vez en cuando recuerdo su existencia, y me da por entrar en un enlace de “lomejordefacebook.com” y veo estas imágenes con un título que decía algo así como “nueva modelo rellenita de Victoria Secret”:

vmvm2

Y yo, como persona rellenita que he sido toda mi vida, no con sobrepeso pero tengo mis buenas chichas (mías que son y bien alimentadas que las tengo) digo: eso es un photoshop como una casa, porque o la chica es delgada y le aumentaron muslos, caderas, pechos, etc o es una chica gordita a la que le han quitado las chichas, porque a TODOS nos sale la chicha esa en la cintura cuando flexionamos el tronco como en la imagen de la izquierda, pongo la mano en el fuego de que hasta a las personas delgadas les sale y no solo eso, sigo.

Mis muslos, mis queridos y blandos muslos, admito aquí, ahora y en la playa/piscina a la vista de todo “kiski”, que en la vida tendrán ese aspecto tan sanote y firme como la chica de las fotos, y yo les aseguro que tengo mucho menos muslo que ella (con todo el respeto del mundo hacia sus muslos).

Pues bien, ahí empecé a pensar que, dejando aparte que si la chica fuera delgada y la hubiesen aumentado con photoshop sería una aberración a la inteligencia humana y la salud física de las personas, ¿por qué si es una chica gordita tienen que “photoshopearle” la chicha, celulitis e incluso pliegues normales del cuerpo? ¿ACASO NO ES NORMAL SER NORMAL?

Pues claro, ya me cabreé y busqué quién era esta muchacha, muy mona por cierto (y un melenón envidiable!). Lo descubrí, aquí, la chica en cuestión, se llama Viktoria Manas y es modelo de tallas grandes (y por tallas grandes me refiero a las que deberían ser normales, no esos retales que parecen para muñequitas esqueléticas -con todo el respeto a las chicas delgadas-)

Y atención, ella no se avergüenza de tener un cuerpo NORMAL y lo luce como ha de hacerse, con autoestima y correcto autoconcepto:

tumblr_monss0M9Iy1rcfhroo1_250 tumblr_monssg3tUu1rcfhroo1_250

Además, si miran sus fotos, ya quisieran otras tener el estilazo y el porte que tiene ella. Y Señores que, ni tanto ni tan poco.

Hay que estar sanos y saber querernos como somos, pero sanos y tener alguna chicha no es malo, todos somos diferentes ¡gracias a dios! Sino que mundo más aburrido…

En fin, quiéranse mucho ^^

Dónde viven los monstruos

Estándar

Todos tenemos miedos: miedo a las arañas, las cucarachas, a las alturas, a quedarnos solos, a los sitios cerrados, a los abiertos, a relacionarnos, miedo a los monstruos. El miedo a los monstruos parece un miedo de la infancia, algo que dejamos atrás cuando crecemos y somos adultos, pero los adultos también pasan miedo, los adultos aún tienen miedo. Esos miedos de la infancia permanecen, a veces cambian, se transforman, se hacen mayores o chiquititos, pero ahí están, como una terrible sombra del pasado que nos persigue. Queremos ser fuertes y pensar que no está ahí, que ya no le tenemos miedo. Esos son nuestros monstruos.

Pero hay un cuento, sobre un pequeño rey, que consiguió vencer esos miedos y ser parte de ellos, comprenderlos en algunos casos y conocer por qué eran lo que eran: MONSTRUOS.

A veces las personas hacen cosas que no comprendemos. Todos pedimos más atención, más amor, más comprensión. Y a veces nos convertimos en monstruos para otros.

rey

Es un bonito cuento que algunos han criticado, quizás por miedo, pero nos enseña lo monstruosos que podemos llegar a ser o lo incomprendidos que otros se sienten. Puedes leerlo y disfrutar de sus imágenes en este enlace 🙂