Fuerza y honor

Estándar

No debemos olvidar nunca quienes somos, ni quienes queremos ser.

Acostémonos cada noche sintiéndonos felices y orgullosos de quienes somos,

con la conciencia tranquila y el alma despejada.

Y despertémonos cada mañana con el corazón henchido

y con el valor suficiente de cambiar aquellas cosas que no nos gustan de nosotros mismos,

porque cambiar nunca es fácil.

Debemos exigir a los demás pero también debemos exigirnos a nosotros mismos,

“para ser más fuertes que una roca, llegar más altos que un ave y ser tan salvaje como un animal”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s